jueves, 26 de enero de 2017

Silvia Mansilla y Los cinco anillos de poder

Un día Silvia echó a andar y aún no ha parado, se los puedo asegurar porque en ese andar traspasó una puerta abierta en Antigua Guatemala donde detrás estaba yo presentando mi libro Exorcismo Final y esa noche comenzó esta aventura juntas, que no ha parado. Después de mi presentación hablamos de mujeres, cada una con sus opiniones y cuestionamientos, que en el fondo son lo mismo: el empoderamiento de la mujer en la sociedad actual, estas sociedades esquizofrénicas que construimos y habitamos hace siglos y siglos.
Sé que la palabra empoderamiento puede resultar muy grande para muchos, para otros quizá asuste y para algunos solo sea otra palabra de moda que han escuchado demasiado en los últimos tiempos. Pero sí, empoderamiento es una palabra que cada vez seduce más a las mujeres, y aunque la RAE la describe como «conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida», a mí me gusta más usarla como «apoderarse», porque cuando pienso en el empoderamiento de la mujer, pienso en apoderarnos nuevamente del sitio igualitario de género, económico, político, social… que tuvimos desde siempre, desde que Mamá Lucy se irguió sobre sus patas traseras y caminó erecta cimentando sociedades y trasmitiéndonos el ADN mitocondrial, que solo poseemos, portamos y trasmitimos, como un tesoro, las mujeres. –Aunque mi amiga Dánae Diéguez me enseñó que es más válido usar «equidad» en vez de «igualdad», y me sedujo la palabra–.
De cualquier manera, pienso que debemos retomar ese poder que algún día, no sé bien por qué y cuándo, perdimos las mujeres hasta quedar relegadas a la cocina y la cría de hijos, y que actualmente y a pesar de que hay mujeres presidentas, empresarias, astronautas, camioneras, mineras, ministras, y todas las funciones, oficios y profesiones que puedan mencionar etiquetadas siempre a los hombres, a pesar de esto y para muchos, la mujer es simplemente la buena doméstica y la excelente ama de cría. Y lo peor no es que lo piensen los hombres, incluso los inteligentes con cultura y educación académica, lo peor es que lo pensemos nosotras mismas. Lo peor es que existen mujeres, muchas y demasiadas para mi gusto, que se resignan a vivir sus roles de mártir, santa y virgen –en el sentido más jodido, por supuesto–, tratando de igualar a la María virgen que alguna vez nos «vendieron» como el único ideal femenino a seguir. Y que todo, absolutamente todo lo que no caiga en esa job description sea catalogado como maldito, malo, demoníaco, satánico, y todas esas palabras altisonantes que les encanta a los conservadores, moralistas y mojigatos que se creen con el derecho divino de pautar y juzgar nuestra vida.
Los cinco anillos de poder..., el libro de Silvia Mansilla que tuve el honor de editar y publicar a través de CAAW Ediciones, habla de esto, pero sobre todo es un viaje, un camino que Silvia inició hace muchos años –y cuando hablo de años cualifico los años de sus vidas vividas– y que comenzó con las preguntas de toda la vida, las clásicas: de dónde venimos, a dónde vamos y, sobre todo, ¿quiénes somos las mujeres? Con estas preguntas Silvia salió a caminar más de 22 países donde conoció a muchas personas, y experimentó, aprendió, sufrió, amó… un camino de búsqueda que fue escribiendo en diarios personales y terminó condensado en 680 páginas, la historia «de lo que nunca nadie se imaginó encontrar», como ella misma afirma, y que como bien describió la psicóloga uruguaya Andra Vaeza al leer el libro: «es una historia que te atrapa en su descripción minuciosa, con un notable conocimiento de lo que somos las mujeres y de nuestro mundo interior. Es un libro que nos da la oportunidad de reinterpretarnos y comprendernos mejor, conocer nuestra herencia ancestral, nuestros corajes de guerreras y nuestros miedos de niñas, nuestra bipolaridad hormonal, nuestra bisexualidad innata, nuestro lenguaje corporal tan socialmente inhibido. Es una intrigante mezcla entre la realidad y la fantasía, entre la historia y el mito, que te transporta a la escena cultural o histórica, descrita tan vívidamente que te sitúa en el lugar con estilo. Tiene temas de todas las ciencias: psicología, historia, geografía, biología y sexo. La autora muestra un amplio conocimiento de la madre naturaleza, del Cosmos, de culturas infinitas, de magia, de brujería, de lo mundano y de lo esotérico, de lo pagano y de lo religioso… en fin, una novela que te llevará de viaje por un camino al autoconocimiento y que da lugar a la apertura de una 'nueva' conciencia. En realidad, una vuelta hacia la matriz original olvidada, que es el amor en su máxima pureza».
Los cinco anillos de poder… es un libro para leer con calma, con la mente abierta y serena, y sobre todo, un libro para tenerle paciencia, mucha paciencia como le tuvimos y le seguimos teniendo nosotras, porque es un libro que tiene vida propia, y no es un chiste, que se reinventa cuando lo leemos, que nos subraya lo que tenemos en nuestro subconsciente y que ni siquiera sabíamos que estaba allí, que nos saca los demonios y los miedos, las dudas, los cuestionamientos, que se planta frente a nosotros mirándonos fijo a los ojos y nos obliga a enfrentarlo, a estudiarlo, a preguntarle y volver una y otra vez atrás y adelante. Es un libro que, curiosamente, les ha gustado a los hombres que lo han leído, aunque cuestiona mucho de la posición machista y masculina durante años de patriarcado; que, curiosamente, muchas mujeres lo han comprado y no se han atrevido a pasar de la página 20 y que, sobre todo, ha escandalizado a varios y no precisamente por sus escenas de sexo explícito.

Es un libro que no se puede contar, que hay que vivirlo más que leerlo y que tengo la seguridad que al hacerlo, tendrán que buscar más y más información, y querrán saber más y más, y terminaran como nosotras, hablando de mujeres y no precisamente en el bar con amigos y un trago en la mano. Porque como dije al principio, un día Silvia echó a andar y aún no ha parado, y en ese andar nos ha contagiado y muestra de esto es Los cinco anillos de poder: Mártir, puta, bruja, santa y virgen, un libro que inició su camino con ella y ahora continuará en el nuestro, sin parar… y a nuestro pesar, porque ya Silvia anda escribiendo la segunda parte y afirmó que será una trilogía. ¿Se atreven a abrirlo, a enfrentarlo? ¡El misterio está servido!

Nota: Los cinco anillos de poder... está disponible en formato impreso en Amazon y en formato digital en BajaLibros

1 comentario: