martes, 26 de junio de 2012

Poemas que nunca enseño!!


S/T

Tus dientes son la excusa perfecta para desollarme madrugada
tu lengua tatúa mi deseo a golpe de saliva
¡bendita saliva!
y un escozor agridulce me late vagina arriba 
justo cuando desgarras mi clítoris
para ofrendarlo cual sacrificio-trofeo a la luna
espía de húmedos espirales en esta noche de sábanas revolcadas
me diluyo en tu boca
en tu mano
en tu pene vertical eje de mi cuerpo
penetrada sin sentido
cabalgata a horcajadas con tu pecho en mis ojos
ese pecho que me incita al canibalismo
a destrozar mis labios contra tus tetillas
mientras el terremoto recorre ombligo espalda nalgas
y mis manos ansiosas te comen con las uñas
mi horizonte se convierte en tornado de explosiones
al ritmo de tus palmadas en mi cadera
se me olvida mi nombre mi jodida fecha de nacimiento
porque solo soy movimiento jadeo movimiento jadeo
uno dos tres y me seco a embestidas
tus nalgas rígidas músculo de mis músculos entre muslos
mi boca transpira cuatro labios
¿o es mi vagina que cuatro labios transpira?
y viene otra arcada otro espasmo el techo
laringe esófago garganta lengua tu glande viscoso ¡divino!
derretido en el cielo de mi boca
un espejo multiplica fantasmagóricas escenas
tu y yo
cuatro manos cuatro pies dos culos perfecta simetría
un vértice y no hay triángulo
dos cabezas ¿o tres? y me enredo en sudores propios y ajenos
me rajo mis paredes circulares con potencia de misiles
tu misil
y vuelvo fuente láctea a recorrer hasta tu ombligo el desierto de tu piel
mi cabeza ida y en algún lejano rincón de mi conciencia
explota todo lo real y lo desconocido mundos trifásicos
y soy la Virgen Puta de la noche
la única capaz de encender tu cirio
la que succiona tu fe esperanza y caridad
la que te vuelve líquido me vuelvo líquido
y desgarro mis vestiduras para que me golpees con tu palo de disciplinar
y soy la única Puta Virgen de esta noche
nuestra noche
la única Puta
la Puta única
la Virgen
la única
me vuelvo líquido
y me bebes vampiro de orgasmos hasta desaparecerme
la única no existencia
desaparecerme
¿reincido?

Cuarteto... poemas!!


Un socio me insiste pidiéndome que publique algunos poemas míos por acá después que leyó que hace años que no enseño mis poemas por culpa de un ex-amante que los ridiculizaba y me jodió la estima poética... pero este socio insiste, insiste y hasta me confiesa que tiene un poema mío guardado desde hace años. Otro socio desde Cuba hace muchos días, me comenta en privado algo parecido y también afirma que tiene guardado un poema mio... en fin, que a petición "social" publico estos que ya le había enseñado en privado a algunos amigos, -muy pocos amigos-. Ahí se los dejo...

I
Empújame a tu vacío
como una suicida asistida
bébeme la sangre hasta la anemia
saboreándome a mi propia salud
pásame con buldózer
aniquílame sin perdón a lanzazos
con mis carnes trituradas entre tus dedos
capa a capa desnúdame
hasta llegar a la médula de mi desespero
de estas ganas encharcadas a toda hora
de estas ganas de masticar tus labios
de revolcarme en tu sudor como perra abandonada
despacio serial killer hazme el vaginicidio
y no pares aunque lo pida a gritos
aunque me arrodille suplicando
no pares castigador de neuronas
encantador de demonios
exorcista de libido
ven ahora mismo
que mis manos pugnan con mi clítoris
que se revienta como marpacifico ansioso
y restriégame tu “pena” en la cara
para dormir plácida y estigmatizada de la mía
vergüenza ovulada de María Magdalena
crucificada pecadora de tu falo taladrando mi cerebro
tu saliva bendita y tu lengua
viajadora presencia en mi epidermis
No pares
No pares
aunque te suplique piedad
aunque me guillotine con tu cintura y apague el teléfono
para que nadie me salve y pueda desangrarme feliz sobre ti
No pares
que esta ardentía tiene que desendemoniarse.

II
Y esta noche fue inventada para helarme a desesperos
mientras te dibujo silueta en la palma de mi mano
Los relojes pueden ser incesantes machacadores del tiempo
cuando gotea algún recuerdo ombligo abajo
y la única muñeca calva del salón insiste en rasgarse el vestido
mis venas son sólo mis venas
una salida al mundo de secretos
mis muslos sin embargo pueden ser la perfecta conjugación de planetas
mientras un hombre cualquiera
se apropia de la superficie lunar
nadie llega esta noche a beber mis labios
nadie me quita el polvo del pelo
y susurra cuentos para adormecer bestias
puedo traspolarme princesa, unicornio o musaraña
lo mismo da cuando ni yo misma creo en la magia de mis ojos
en esta noche helada
me pesan balcones y muros mar afuera a mitad de pecho
y la vaga sensación de poseerte se diluye en mi desesperanza
nadie reclama mis eyaculaciones
que se trastornan de soledad entre paredes acolchadas
cuento mis dedos
húmedos
deprimidos
cuento mis dedos con la alucinación de ahorcarlos
de ahogarlos en mis entrañas hasta la cianosis
y vagar errática cuello arriba para lanzarme al vacío
esta noche fue inventada para nostalgiarte
para tatuarte en mi vagina con mis fashion blue nails
y un saxo se revuelca en mi desesperación de recuerdos
esta noche
esta noche fue inventada para traerte difunto
a la tumba de mi vida
y saca pañuelos que se acerca la catarsis.

 III
 Puedo desaparecer a mi antojo los arcoiris que fabriqué en tu ausencia
igual ningún ser fantástico reclamará la patente
Puedo desvanecerte en la punta de mis dedos
cuando la agriedad de mi vagina inunda el cuarto sonámbulo
y un olor vagamente conocido insiste apropiarse de estos poros veteranos
Puedo leerte
Puedo escribirte
inventarte un seudónimo y poseerte anónimo cuando la noche distraiga el vecindario
Puedo volverte polvo de escarchita en mi castillo
de todas maneras los faunos libidinosos tumbarán puentes movedizos
y poseerán estos sueños de madama a deshora
Puedo triturarte el deseo en mi licuadora esmaltada art deco
y bebérmelo con vitaminas
justo cuando las noticias inundan mi mañana
las trágicas noticias de un mundo deskarmado
Puedo repasarte de memoria con mi lengua
de tanto que te he pensado
de tanto que te he masturbado a mi antojo
y una lluvia tenue descalcifica el único lunar intacto tras la cirugía
Puedo desaparecerte a despecho
Navegarte en mi sangre coagulada cuando el árbol llora de sequía
y el calentamiento global pasa de moda
Puedo crearte capitales en mi cuerpo para que olvides tu casa a dos cuadras del mar
cuando es chic limpiar tus panteones repletos de diosas falsas
Puedo simplemente
  simplemente
Sencillamente
rescatarte de este fin de semana blandiendo tus ansias
mis ansias
en las ingenuas carnes de tu esposa para redomar el amor inexistente
Puedo calmarte sed
a mi antojo
a mi sucio antojo
pero no debo
y las contracciones vagina adentro cinco millas a la redonda
sólo insisten en crear terremotos en Asia… y en tu piel
-como tú dices-
Puedo
No debo
Puedo
y una mariposa bruja de la noche
se apropia de mi único palo de escoba encerado y listo para viajar
Puedo
pero solo te amenazo
frágil yo
desmembrada mujer veleta al Norte
pretenciosa
hay un algo en el hemisferio derecho que me escupe sentido común
y desvanezco
y descalabra esta noche perfecta para viajarte
Puedo ¿debo?
Quien sabe…
afuera, sólo afuera llueve…


IV
Un espejo puede ser la infinita extensión de mis ganas
Una mano y te devuelvo la paz tras la tormenta
cálida tormenta sobre mi cama
Un beso
Un beso
es la perfecta justificación para atarte a mi lengua
lujuriosa apéndice adormecedor de codicias
cuando los trazos solo llevan tu nombre
y Da Vinci hace guiños buscando la perfección
en mis curvas tenues de demonio arcaico y sabio
La luna llena se resbala sobre mi pelo
escudriñando clichés románticos para emergerte
y pócimas baratas fuera de receta que resurjan tu cuerpo en esta noche ventosa y fría
que remedien el descalor asexual de tu Ana ¿I o II?
lo mismo da
ya ni recuerdo de tanto celo atormentado yo
y de tantas infidelidades tú
para borrar las reminiscencias y plantarme única simiente
único verso tardío en tus poemas de amor ¿o desamor?
Rectifico
en tus filosofías de provinciano joven y hambriento
-mi china, me llamas-
que intenta buscar su nicho en el cosmos literario de una ciudad que maliciosamente no lo es
ni tampoco pasa de literaria
Esta noche te busco
y la similitud en estas construcciones gramaticales con cualquier poeta de revistas femeninas
se agudiza
porque mis versos no tiene el poder de rehacerte
de calmarme avidez
y desaparecerte como último acto
entre mis mojados muslos rapados
No tiembles libélula
no seré la tirana de tus apetitos
después de evacuar estos líquidos irrespetuosos
te exilio en el olvido
mi única arma
y sigo la batalla inconclusa de estos días
la única y ajena batalla que no sigues
que no te importa ni te involucro
pero igual esta noche ventosa y fría
fría y ventosa
necesito saber que eres algo mas que un texto telefónico
o una cita rápida un viernes en la tarde
necesito saber que no eres alucinación de mis enfebrecidas pretensiones
una quimera
una invención de mi premenopáusica-neuronal-ardiente-majadería
necesito saberte real líquido de mi líquido
       carne de mi carne
       letra de mi letra
para espantar muertos atormentadores de mis memorias
te necesito ancla de ciudad porteña
de ciudad puta bahía de piernas abiertas para cualquiera
¿Te necesito?
No sé, debe ser la noche fría y ventosa que no cree en sortilegios
debe ser esta solitaria resaca de alcohol módico
que me cuantifica los años
debe ser
No sé… ¿te necesito?... no sé
-Habemus orgamus-
                                      Dije…

viernes, 15 de junio de 2012

Sexo oral, o mejor dicho "oralicemos" el sexo!


Un amigo me envía por whatsapp un artículo sobre consejos para realizarle al hombre un buen sexo oral. Mi primera reacción fue preguntarle: "oeeee ¿lo hago tan mal que me envías consejos?" Mi amigo enseguida se justifica diciendo que no, que me lo envía porque yo publico "cosas" en el cibersolar y quizás me interesa publicarlo. Así que lo tomo por el lado bueno: mi amigo quiere tener un sexo de calidad y ahorrarse malas experiencias entre sábanas, así que como buen samaritano ofrece información gratis para educar al pueblo. Y yo como buena muchachita hice mi tarea y me leí el artículo... porque una nunca sabe lo que aprenderá ese día. Y por supuesto que con tal artículo en mis manos, llega el debate entre los socios de la tertulia del tabaquito, que rápido decretan que las gringas son las reinas en el asunto, y yo herida en mi orgullo nacionalista empiezo a defendernos, porque no es que les quite mérito a las gringas, pero es que las cubanas tenemos lo nuestro a pesar de...
Y mi argumento parte que nosotras las cubanas -nacidas, criadas y crecidas en la Isla después de la hecatombe revolucionaria- tuvimos mucho sexo bajo presión porque las condiciones de convivencia allá no te permiten tener un sexo a todo meter de excelente calidad. O sino que alguien me explique ¿cómo coño se puede tener preámbuloamoroso-sexooral-penetración-gozadera-orgasmo en un cuarto de barbacoa en una casa minúscula donde viven tres generaciones juntas: tu abuela (o), tus padres y tú con tu marido? Si acaso, es mete-saca-mete-saca-mete-saca y ¡no grites cojone que se despiertan todos! Y eso si tenías un espacio en tu casa, porque normalmente lo que te tocaba era banco de un parque, Malecón -ese muro bendito hacedor de tantas generaciones de cubanos-, escalera de edificio, tres horas de cola en la posada para machacar apurado dos y dale echando, parte atrás de la guagua de madrugada, oscura parada de guagua, en lo hondo en la playa disimulando para que no te vean desde la arena, de noche en los manglares del campismo, aula de la beca, pasillo aéreo, parte atrás del baño en la escuela al campo... en fin, que si sigo enumerando creo que los cubanos tenemos récord de sexo en lugares insólitos, y cuidado algunos no tengan hasta récord de eyaculación rápida u orgasmo exprés antes de que los cogiera alguien. Sin contar los que tienen premios por convencer al estilo: "dale mamita déjame meterte la puntica na’ má rápido, dale que nadie nos está mirando"... porque argumentos para convencer a tu novia con tal de tener sexo en cualquier sitio, a cualquier hora o bajo cualquier circunstancia, creo que en Cuba se escuchan los mejores. Y es que en Cuba no había que darle un beso a un caballo para saber lo que es amor, o mejor dicho, para saber lo que era tener sexo en tiempo de dificultades, carencias y período especial. Entonces, ¿cómo es posible que con esas condiciones podamos nosotras, simples cubanas nacidas después del 59, ser máster en sexo oral? Es que creo que lograr que tu novia te hiciera algo rápido para descargarla sin que ella se llevara algo a cambio, ¡ya era un acto heroico machista!! Y sino pregunten a las mujeres cubanas que encuentren, cuantos bateos dieron en su vida porque el novio-marido-amante-templante-socio le pedía chupar aquello a expensas de que se despertara la abuela que tenía un sueño ligero y les "pasmara el palo" dejándola a ella "en banda". ¡Que no, que no y que no, que así nadie puede ser máster en sexo oral!... y por eso nosotras las cubanas nos especializamos en dar cintura a 1000 RPM, porque mientras más rápido terminábamos los dos, más seguros estábamos de que nadie nos agarrara en el brinco. ¿A que sí?
Ahora analicemos a las gringas. Nacen en un país con libre acceso a la pornografía, -algo que nosotras las cubanas no tenemos y por eso le metemos empíricamente a todo, o más bien con prueba y error-. Pero no sólo es que las gringas tengan acceso a la porno, sino que cualquiera que ha visto un "pellejito" sabe que lo que más muestran es sexo oral, porque en todos, absolutamente en todos, hay una tipa con la boca llena que ni siquiera puede decir "yes". Así que con dos horas de porno al mes, ya tienes para aprender lo necesario en la chupadera. Otra ventaja es que tienen presidentes conservadores que promueven la abstinencia sexual entre los jóvenes y un Presidente que afirmó públicamente que el sexo oral, no es sexo. Así que si unes abstinencia sexual y "sexo oral que no es sexo", ¿quién convence a una gringuita que no vaya por el mundo chupando todo lo chupable, si total aquello no es sexo y cumple con el mandato de abstinencia sexual proclamada por el tipo de la Casa Blanca? Lo único que les falta es un presidente que sentencie que la masturbación no es sexo y ya tendrán la satisfacción necesaria y completa para llegar virgen-de-penetración-vaginal-con-pene al matrimonio. Otra de las ventajas son los sitios potenciales para tener sexo con calma que tienen en el Imperio: el carro que manejan desde los 16, las fiestas cuando tus padres no están, el cuarto del amiguito con el cual estoy estudiando y que mi mamá me lo creyó, regresé de la escuela y mis padres no han llegado porque trabajan, discotecas con pila de luces y molote de gente "volados" como yo, cuartos en la universidad o el college... en fin, que las gringas la tienen fácil pal sexo. Prácticamente no tienen que estresarse con aprovechar "los 10 minutos que tenemos porque la "pura" fue a la bodega a buscar el pan y nos dejó solos en la casa", ni mucho menos arriesgar la vida en un alero de una beca intentando llegar al albergue de las hembras para revolcarte en silencio e invisible en la litera con tu novia, 15 minutos antes que pase la Teacher de inspección. ¿A qué no?
No obstante todos mis argumentos, mis amigos de la tertulia siguen aferrados en dejarles el premio "La Boca-Lengua de Oro" a las gringas, después de proclamarlas las Reinas del Sexo Oral, y yo que no pierdo ni  a las escupidas, tomo venganza publicándoles esta noticia en mi blog: "Las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) relacionadas con el sexo oral son ya la primera causa de cáncer oral (tumores de boca y garganta) en Estados Unidos, superando al tabaco como primera causa de estas enfermedades en el país, según afirma Maura Gillison, investigadora de la Universidad de Ohio." -y aquí pongo música siniestra de fondo y risita diabólica-
Así que amigas, ya saben, a no ser que las tengan amenazados con una .45, practiquen el 68 que es más sano –y si quieren saber cuál es el 68, se los cuento en privado-, y si es cubana, enséñele a ese machista-egoísta-egofálico que no hace falta sexo oral cuando se tiene una batidora en la cintura, o como dice un socito mío, una lavadora a la que le falta una patica... pero igual no me hagan mucho caso, porque a la hora de la verdad, todo se vale en una cama, y aquí la que más y la que menos, termina con la boca llena demostrando que también podemos ser máster en artes lingüísticas y manuales... digo yo

jueves, 14 de junio de 2012

Cuatro manos, un piano y una flor

A M*.

Cuando pienso en ti solo vienen a mi memoria canciones de Pablito, una detrás de la otra, como una victrola de batería eterna. Cuando pienso en ti veo un piano solitario en el escenario, iluminado con un cenital azul y polvo a trasluz subiendo en espiral, en un inmenso y conocido teatro habanero, aquella tarde vacío, además.  Cuando pienso en ti siento el tenue olor de una flor, aquella flor que sacaste de un ramo olvidado y me regalaste para que yo tuviera la seguridad de que ibas en serio. Cuando pienso en ti veo un colchón mal vestido y tirado en el piso, ventanas de madera cerradas dejando entrar fugitiva la suave luz de la tarde y tu rostro sonriendo, mientras mirabas mi sorpresa en estos enormes ojos que siempre me acompañan. Cuando pienso en ti hay silencio porque tus manos, tus frágiles y educadas manos de pianista, teclean sin cesar sobre mi cuerpo como si tuvieras la certeza que de tanto tocarlo, sacarías música de él. Cuando pienso en ti hay silencio y dolor.
Pienso en ti y recuerdo que llegaste cuando mi primer matrimonio iba irremediablemente en picada, en una segunda y última oportunidad de salvación, pero era tan joven que todavía no había aprendido que un corazón roto es muy difícil de zurcir, sin que se le vea la costura y falten pedazos. Pero tú no sabias nada de esto, solo me viste vulnerable, aquella tarde cuando nos conocimos mientras hacia un documental sobre el último disco de uno de los grandes poetas. Esa tarde mi facha de trabajo era de lo peor: jeans gastados, un pullover cualquiera y para colmo, el pelo lo tenia recogido en el moño mas antisexy que alguien pudiera confeccionar, rematado con un maquillaje casi al estilo de la Gioconda.  Pero igual, tuviste el ojo certero de ver una mujer frágil y lista para perecer presa en lo mas bajo de la escala alimenticia, y mi hecatombe personal era tan inmensa que ni siquiera reparé en eso, en tus ojos, esos ojos sagaces de bestia lista para atacar.
Pienso en ti y me veo en aquel laberinto oscuro detrás del escenario y a mí alrededor la música, tu música, que se repetía una y otra vez, de vez en cuando tu voz dando órdenes precisas, y luego silencio. Pienso en ti y te veo, bestia agazapada, con un cigarro encendido, fumando recostado contra tu carro, calculándome, esperándome y yo cansada evadiéndote porque entonces te veía inmenso e indeseable. “Te llevo hasta tu casa” decías y yo siempre distante: “no gracias”. Y te daba la espalda despectivamente, la misma espalda que tus dedos teclearían sin cesar buscando mi música, porque ya sabias que no tendría escapatoria, que habías logrado alinear los astros a tu favor y que llegaría el día que ceremoniosamente me sacrificarías a tu antojo. Porque ya sabias y por eso, pacientemente esperaste día tras día.
¿Todo fue muy rápido o lo edito cuando pienso en ti?
Silencio, yo sentada cansada y a oscuras en una butaca de aquel teatro inmenso y conocido, silencio y unas notas de tu piano. De pronto se enciende una luz cenital azul y estas solo tocando. Tus dedos recorren las teclas que me seducen, me acarician, me desnudan y teclean, teclean, teclean. Me vuelvo música, te vuelves música, música hechicera solo para ti y para mí. Tus dedos no paran de teclear suavemente sobre mi piel y la música viaja sensual desde el escenario hasta secretearme: “te deseo”, y amarrarme en líneas de pentagrama, bien apretada para que no escape, pero esa tarde ya no escapo, porque viene el silencio, silencio, y tu voz, única, inconfundible: “esto fue para ti”, y finalmente ya no puedo escapar porque a partir de este punto, todo es un sueño, un mareo a mis sentidos que solo trae retazos desgarrados de la historia. Veo un ramo olvidado en un camerino sucio y tus dedos ladrones roban una flor que me regalas: “para que veas que es serio… te deseo”. Veo tu carro, la ciudad acuosa por el calor tras el cristal y una habitación con un colchón mal vestido y tirado en el piso, ventanas de madera cerradas y la tarde entrando diluida por los agujeros, tu rostro sonriendo ante mi sorpresa y tus dedos tecleando, tecleando sobre mi piel hasta lanzarme al vacio como el polvo a trasluz en espiral, y me desnudo, sobre ti me desnudo, suave rítmicamente mientras tecleas mis carnes y me obligas a sentarme frente a tu boca mientras me besas. “Yo sabia que caerías”, dijiste y se abrieron las puertas del Infierno porque tus dedos no pararon de teclear mis tetas, mis nalgas, mi cuello, mi espalda, mi todo. Y la música suave me envolvía sin remedio y yo, cansada, no luchaba, ya no quería luchar.
Cuando pienso en ti escucho un teléfono que suena sin que nadie conteste. Silencio, silencio, silencio y la flor marchita dentro de un libro. Cuando pienso en ti me vienen noticias a través de amigos: “lo vimos”, “es casado”, “preguntó por ti”, “salieron de viaje”. Cuando pienso en ti me veo tirada en un colchón mal vestido en el piso, tres días tirada sin comer, sin hablar, sin saber que existe un mundo allá afuera, detrás de las persianas metálicas de mi cuarto donde entra fugitiva la suave luz de la tarde, llorándote, llorándote, llorándote. Cuando pienso en ti te veo, con tus ojos sagaces de bestia lista para atacar, detrás del timón de tu carro, recogiéndome casualmente en Quinta Avenida y mi sorpresa en estos enormes ojos que siempre me acompañan, cuando te veo. Cuando pienso en ti, me duele porque ese día, esa tarde, me dijiste que no me olvidaste, que todavía me deseas pero que no podías, no podías seguir conmigo y por eso desapareciste. Cuando pienso en ti, me veo, desamparada de mí, desamparada de todos, caminando bajo el sol mientras te alejas en tu carro y yo llorándote, llorándote, llorándote.  
Cuando pienso en ti… ¿Por qué hoy pienso en ti? ¿Por qué hoy después de tantos años? No sé, serán las canciones de Pablito que vienen una detrás de otra en el muro del cibersolar de un lejano amigo y que irremediablemente me llevan a ti, a tu piano, a tus dedos tecleando, tecleando, tecleando sobre sin cesar sobre mi cuerpo que hoy tiene la certeza que de tanto tocarlo, tiene música propia. No se, será que cuando pienso en ti hay silencio y dolor, y hoy, este día, esta tarde después de tantos años, es un buen día para pensar en ti. Cuando pienso en ti...

Del libro "Exorcismo Final" (Editorial Bokeh, 2014)