martes, 28 de marzo de 2017

Poema desde Rancho Veloz

Idania Bacallao Iturria, escritora cubana.



La buena de Idania Bacallao Iturria, me regala este poema que quiero compartir con ustedes. 
Les recuerdo que sus libros A Gabriel no lo mató la luna, La hija del agua (segunda edición) y Estoy loca por ti. Ana de mis amores están a la venta en Amazon y en Bajalibros.
Para más información sobre Idania y su obra, chequea www.cubanartistsaroundworld.com 










HE CAMBIADO MI INSOMNIO POR PALABRAS DEL ALBA

A Yovana Martínez, como un recuerdo de intercambio de nuestras estaciones cubanas

Ella vino de una leche de madre con labios de mujer por los trenes que parten.
Vino a horadar la luna amarilla en el altar de un cirio encendido.

Ella también cantó una canción de adiós a los vientos sancionados.
Detrás de una montaña inclinada todavía ebulle su primer bautizo.
Su primera asolada transparencia.
Ella fue su propio rostro.
Ella fue con su propia ala.

Ella que acecha lo que sin palabras se dice.
Y abre fuego, viento, agua...
Sueños de una Yovana con Dante.

Ella que vino suave como el papel donde fluyen mis letras sin realismo.
Yo que vine como el espejo vacío donde me obliga ella a recoger la palabra pasión.
A recogerla viva también con mis leches de madre.

Ella que ve mis candilejas debajo de los pies de pobre que me alcanzan y hace como una Micol amando a su David de teatro en la hija que pinta auroras en sus cartones de ocaso.

Ella que sólo dijo que mis palabras hilvanadas las trajo Gabriel sin su muerte de luna.
Y ahora se salta y salta a una colina con su ala pegada a una garra de ganas.
Ahora se salta y salta con toda su heredad en el yo de mis manos temblorosas.
Y me pide que relegue como a un Dios nuestro alado al tiro del populacho que contempla con hoy a mi ombligo partido de hambre.

IDANIA BACALLAO ITURRIA
CUBA, 4 Diciembre/2016