viernes, 21 de septiembre de 2012

Ejercicio de Poesía para convocarte












¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Beauvoir?
Besé sus ojos, sus labios, mi boca bajó a lo largo de su pecho y rozó el ombligo infantil, el bello animal, el sexo, donde su corazón latía a golpecitos; su olor, su calor me emborrachaban y sentí que mi vida me abandonaba, mi vieja vida con sus preocupaciones, sus fatigas, sus recuerdos gastados.

¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Rumi?
Una extraña pasión se mueve en mi cabeza.
Mi corazón se volvió un ave
en busca del cielo.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Storni?
Ah, me resisto, mas me tiene toda
De este amor infinito, que me vuelve dulce y hermosa.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Kahlo?
Me envolvió tu pasión desmedida, las llamas del amor fueron inmensas
Dame ilusión, esperanza, ganas de vivir y no me olvides.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Neruda?
Llénate de mí.
Ansíame, agótame, viérteme, sacrifícame.
Pídeme. Recógeme, contiéneme, ocúltame…
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Benedetti?
Porque tú siempre existes dondequiera
Pero existes mejor donde te quiero
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Yourcenar?
En mis ojos tú brillando;
Tú el río y yo el puente;
Yo la onda en mí nadando.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Nin?
Sus ojos como la noche, una noche sin luna. Yo le tengo miedo a él, como él a mí; porque yo le tengo miedo al sueño.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Paz?
voy por tus ojos como por el agua, 
los tigres beben sueño de esos ojos, 
el colibrí se quema en esas llamas
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Mistral?
El polvo de los senderos
guarda el olor de tus plantas
y oteándolas como un ciervo,
te sigo por las montañas
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Borges?
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
Y mi ventura, inagotable y pura
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Alberti?
Dejé por ti todo lo que era mío. 
Dame tú, Roma, a cambio de mis penas, 
tanto como dejé para tenerte.
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Duras?
Digo cualquier cosa, y después olvido. Tú lo sabes —sonríes—, pero yo sigo a tu lado en la desesperación que te procuro. 
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Nogueras?
Qué importan los versos que escribiré después
Ahora
cierra los ojos y bésame
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Jodorowsky?
El verdadero amor no necesita esfuerzos para mantenerlo.
Anida en el corazón como un indestructible diamante. 
¿Como te escribo para aparecerte? ¿Te escribo como Parra?
Ya no me queda nada por decir
Todo lo que tenía que decir
Ha sido dicho no se cuantas veces
¡Creo que para aparecerte, mejor te escribo como tú!
Noté que tratabas de hacer poesía, de verbalizar,
Peligrosamente parecido al vacío
a partir de un detalle se puede imaginar todo lo demás
soy una entidad floja
tortura afincada en la peligrosidad de los dos términos avecinados más que en el hecho mismo
Mira a tu alrededor. Esto está funcionando.
Todo lo que hay en mi debe ser saciado
Posible, tal vez de eso trata y debo probar. ¿Viste que rápido explicado?
¡O definitivamente para aparecerte, te escribo como yo!
Y esta noche te invoco
con mi mano pájaro
te invoco esta noche
en tu ausencia que es mi dolor
mi mano pájaro
te invoco
tu ausencia
mi dolor


Septiembre 19, 2012

martes, 18 de septiembre de 2012

Tú, mi resumen.


Esta noche soy el resumen de todas las manos que me tocaron. De todos los dientes-bocas-labios que me masticaron sin perdón, sin pausa y sin respiro. De todas las piernas que se enredaron entre mis piernas, caderas, nalgas. De todos los glandes que me escupieron su placer en la cara, en las tetas, en la vagina, en la espalda, en la barriga, en los labios. Esta noche soy el resumen de los trazos que me pintaron en evocaciones-nostalgias, de los versos que me fueron ofrendados, de las melodías que desencadenaron en mi piel la fiebre de muchas horas desnuda a cincel, martillo, pincel, pluma, diafragma, teclado, cuerdas vocales, instrumentos musicales, lente, cerebro. Esta noche me restriego como una maldita insaciable en los cuerpos que se mutaron en mi cuerpo para alumbrarme placer por el camino de la carne. Del espíritu. El camino. Esta noche me desboco neuronas a remembranzas que disparan mi clítoris de homenajes. Raspado, liso clítoris de tanto producir orgasmos. Clítoris mío reinventándose entre mis dedos y los dedos ajenos a diario. Clítoris-llave-camino. Esta noche coso las lenguas que lambiaron mis rincones, coso las lenguas una detrás de otra, infinita lengua para desbordar fluidos de mucosas. Lenguas penetrantes, atrevidas, curiosas. Lenguas manos, lenguas pies, lenguas lenguas que se vuelven la lengua de mi lengua como quien descubre amaneceres, de cara al Universo lengua que me moja el desierto lengua de la desesperanza hasta crearme sonrisas de luz.   Lengua. Y sigue garganta abajo entre mis tetas inmensas que abarcan todos los ojos perdidos en la oscuridad, la oscuridad de los otros, los tormentos de los otros. Abarcan la oscuridad como un calmante. Mis tetas, un remanso intranquilo donde hundir los ojos y olvidar el allá afuera. Mis tetas inmensas acogedoras de dolor ajeno. Angustiosamente sanadoras, adictamente sanadoras. Esta noche coloreo mi piel de otras pieles: negras, mulatas, blancas, trigueñas pieles. Pieles abrigos, pañuelo para mis lágrimas, pieles curitas, pieles sábanas donde revolcar mis ganas. Pieles inmensas como senderos al sol, atajos de luna que llevan a charcos escondidos habitados de conocidas criaturas deformes. Pieles únicas, irrastreables en mis ganas. Pieles de colores que envuelven mi piel agrietada, desgastada por el roce de la armadura. Esta noche soy pies que caminan sobre otros pies que yacieron en mi costado. Varoniles pies encuerados. Sacados de sus prisiones para pisotear mi vientre de punzada vaginal constante. Pies contra mis pies, sobre mis pies, bajo mis pies, junto a mis pies. Varoniles pies encuerados que siguen mis pies en la distancia, en la ausencia, en el olvido, me siguen. Esta noche soy caderas, huesos, músculos, tendones, cintura, nalgas duras, huevos, ombligos, brazos que me ahogaron, que me abrazaron, que me mataron, que me recogieron, que me cargaron. Brazos como escaleras, como troncos que me mantienen a flote, como barandas que impiden la caída. Brazos que envuelven mis brazos tatuados con señales de acercamiento. Esta noche soy el resumen de todos los hombres que caminaron mis entrañas, que me amaron, odiaron, desdeñaron, intentaron destruirme pero sobre todo, me amaron. Todos los hombres que me poseyeron, me penetraron, anhelaron, soñaron, imaginaron, crearon, forjaron, mataron, mutilaron, lloraron, rogaron, pero sobre todo, me amaron. Porque siempre, primero, me amaron. Todos los hombres que murieron por mí, encaramados en sus caballos con las lanzas de punta, sin siquiera yo brindarles mi encaje. Murieron por mí y de mí. Pero siempre, primero, me amaron. Esta noche soy la ausencia presencia de todos esos hombres. La separación que duele, que oxida el alma. El recuerdo perenne, la ausencia, tu ausencia. Esta noche soy el resumen de mi misma, puta-virgen del deseo sin velas encendidas ni homenajes. Sin misas ni celebraciones. Estatua descolorida bajo las estrellas que soporta los elementos, sin quejarse. Esta noche soy el resumen de muchas noches, tardes, mañanas, días, horas, años, siglos, desgastada. Anciana resumen de mi misma. El resumen. Esta noche eres el resumen, hombre-poeta-destructor-creador de palabras, de milagros palabras, antipoesía sinaléctica de tu cerebro-experiencia-dolor-alegría. Hombre tristeza de grande sonrisa y ojos inquisitivos, curiosos. Esta noche eres el resumen en mis uñas vientres adentro desatando la noche. Esta noche eres el resumen de mi resumen, camino. Tú, el resumen, esta noche. Tú, el resumen de todos y de mi misma. Tú, el resumen.
-esta noche te veo mirándome, entre la multitud mirándome, una noche de galería, con un vaso en la mano, de lado a mí pero mirándome, entre la multitud mirándome y tus ojos riendo, riendo de verme, de desearme entre la multitud, de ganas tus ojos riendo, esta noche tus ojos mirándome de ganas riendo entre la multitud mirándome, te veo esta noche, esta noche te veo en tu ausencia te veo mirándome esta noche-

lunes, 17 de septiembre de 2012

Cae



Una mano amable
Una cerveza
Unos ojos lascivos caen
Escote abajo caen
Mi indiferencia
El atardecer apresurado cae
Terapia Homa y el sol cae
Sobre nosotros cae
Arroz amarillo caldosa cerveza
Y el sol cae
Una ventana reflejo de paisaje
Una ventana otro mundo
Unos ojos meditación
Lascivos caen escote abajo
Mi indiferencia
Risas
Pasillo arriba abajo risas
Tertulia
Una pipa y el sol cae
Amigos
Energía amigos
Un piano
Una melodía para noctámbulos
Una cerveza
Una mano amable
Unos ojos meditación y el sol cae
Unos ojos lascivos siguen 
Mi indiferencia
El sol cae en mis labios
El sol cae
En mis labios tu nombre tu ausencia
El sol cae
Lentamente cae cae cae
En mis labios tu nombre 
En mis labios tu nombre
Tu ausencia
Cae
Cae
Una lágrima
Cae
Tu ausencia
Cae
Una lágrima
Tu ausencia
Meditación

Sept. 17, 2012


miércoles, 12 de septiembre de 2012

Poema (Miami, 09/12/2012)


I
Mi mano pájaro picotea incesantemente mi dolor
sadista amante sediento de soledad
y la ventana se derrite en mis alucinaciones
chupando mi sangre maldita de medianoche
mi mano pájaro te lleva de mi
lejos
te lleva
sadista sedienta
te lleva

II
Provoca mis huesos para desatar tempestades
lluviame sin perdón hasta calarme
con alevosía y premeditación
provoca mis huesos a la brava
a la sin escudo ni murallas
y persigna tu descreimiento de chiquillo asustado
traza cruces en mi piel para ahuyentar sortilegios
total, igual tengo tatuado tu deseo
provoca mis huesos con tres cojones
y desata las tempestades
provoca

III
Y mis ojos son tus ojos
Y mi cuerpo es tu cuerpo
Y mi sexo es tu sexo mil veces por segundo
mi sexo y tu sexo mil veces por segundo
Y esta noche te invoco
Maldito poeta, te invoco
Porque lo deseo, porque te quiero y porque me da la gana
Te invoco
te invoco

IV
Mi mano pájaro picotea sin cesar
y huyo por ella mar afuera
mi mano pájaro que vuela
mar afuera por ella vuela
mi mano pájaro picotea la ausencia incesantemente picotea
la ausencia que es mi dolor
incesantemente picotea la ausencia
tu ausencia que es mi dolor
incesantemente mi dolor

V
Y esta noche te invoco
con mi mano pájaro
te invoco esta noche
en tu ausencia que es mi dolor
mi mano pájaro
te invoco
tu ausencia
mi dolor