jueves, 8 de noviembre de 2012

Degollación en tres actos














Degollo mi mente
para poder dormir en paz
cuando me cercan mis demonios
mis demonios endemoniados endemoniadamente
degollo mi mente
y lanzo los pedazos a los pies de Olokun
bien profundo a los pies de Olokun
pero igual no puedo dormir en paz
bajo mis sábanas mis putas –yo misma mil veces-
reptan piernas arriba
como aquella Coppola escena de colmillos dulceamargos
mis putas –yo misma mil veces-
reptan y se sientan en mi hombro izquierdo
a susurrar obscenidades
mis putas obscenidades de colmillos dulceamargos
reptan aunque degollo mi mente
y maldecimos –juntas- a este hombre
-aquel otro-
que se vuelve difuso entre mis dedos
en lejano se vuelve difuso difuminado difusamente
difuminado por mi
difusamente difuminado por mi
este hombre –aquel otro- que deLEGO –y va con tilde en la o-
mi corazón
mis manos
mi cuerpo
este hombre –aquel otro- que me ciega por momentos
por momentos me ciega rajando mi noche
grietas de luz débil pidiendo SOS sin pedirlo
evadiendo preguntas respuestas declaraciones
dando vueltas como perro antes de echarse
dando vueltas en su deLEGO
degollo mi mente –por segunda vez consecutiva-
para poder dormir en paz
pero este hombre –aquel otro- incita a mis putas –yo misma mil veces-
a sentirnos culpable de la distancia
a sentirnos culpable de la distancia
a sentirnos culpable de la distancia
de su difuminación difusa difusamente entre mis dedos
y no puedo dormir en paz
-corazón sensiblero dirían mis putas que soy yo misma mil veces-
no puedo dormir en paz
así que degollo mi mente –por tercera vez consecutiva-
y cierro los ojos
-alguien dijo que la tercera es la vencida y por eso cierro los ojos-
pero este hombre –aquel otro- no me deja dormir en paz
y me hace sentir culpable de mi distancia
mi lejanía
mi ausencia –por siempre mi ausencia-
igual sigo sin dormir en paz
por eso pego mi degollada mente con creisiglú
y cierro los ojos –otra vez-
cierro los ojos
y simplemente deLEGO a mis demonios endemoniados endemoniadamente
que hagan de las suyas
que cerquen
que coman
que destruyan
deLEGO –y ahora no lleva tilde-
simplemente deLEGO a mis demonios
-los más endemoniados endemoniadamente-
            que hagan de las suyas en mi nombre
cierro los ojos
-finalmente despierto sin saber si pude dormir en paz-


 Miami 11/8/2012

2 comentarios:

  1. En mi corrida me detienes y te leo Yovana.. Es Genial!!
    Yaima Mena.

    ResponderEliminar